YO SÍ QUIERO SER PROFETA EN MI TIERRA

Según el refranero multilingüe del Centro Virtual Cervantes, la frase proverbial “nadie es profeta en su tierra” se le atribuye al mismísimo Jesús de Nazaret, ahí es nada; y como todos sabemos se aplica a quien obtiene buena reputación fuera de su lugar de origen, cuando en éste no pudo disponer de los medios adecuados para alcanzarla o también para aludir a quienes se han visto obligados a abandonar su tierra natal precisamente para conseguir en otro lugar lo que se la negado en el suyo.

 

Pues unos 2000 años después y desde nuestra humilde bodega nos encantaría  desmontar tan mítica frase, igual que a muchos, seguro. Y sobretodo si hablamos del inmenso mundo de la gastronomía, donde se incluyen los vinos, vemos que en los últimos tiempos hay un boom de ferias, presentaciones, jornadas gastronómicas, etc, que ayudan a difundir la cultura gastronómica de productos locales (también llamados de Km O) que ponen tan típico refrán en tela de juicio.

 

Lógicamente algunos llevan años de ventaja en estas lides, por lo que todos ya conocemos, por ejemplo, los típicos pintxos del País Vasco acompañados de su vino txacolí, o el marisco de Galicia y sus vinos Albariños, o las verduras de Navarra y sus preciados vinos rosados y decenas de ejemplos más que podríamos analizar. Pero lo que subyace detrás de todos estos ejemplos es un sentimiento de orgullo, de pertenencia a un entorno, de querer ofrecer a un desconocido algo tuyo.

 

Por todo ello animamos a toda la gente a participar de estas jornadas gastronómicas, ferias, etc, que se celebran en todos los pueblos de nuestra Provincia de Castelló (y Comunitat Valenciana)  para degustar todos estos miles de productos fruto de nuestra tierra, conocer a sus elaboradores y seguramente en casi todos los casos convencernos de que todos estos productos no tienen nada que envidiar a cualquier otro. Y a partir de ahí y sin desmerecer a nadie sentirnos orgullosos de nuestros vinos, aceites, productos del campo y del mar, etc… Y porque no regalarlos, utilizarlos en nuestras cenas, ofrecerlos en las cartas de nuestros restaurantes o mandarlos a la otra punta del mundo para que alguien allí también los disfrute y saboree.

 

Así que, no sabemosque ocurría 2000 años atrás, pero ahora tenemos los medios adecuados para elaborar productos de gran calidad y darlos a conocer, no queremos vernos obligados a abandonar nuestra tierra natal  y queremos luchar aquí, ahora y siempre, para seguir disfrutando elaborando vinos, que todos disfrutéis al beberlos y os sintáis orgullosos dándolos a conocer a todo el mundo.

 

Porque nosotros SÍ QUEREMOS SER PROFETAS EN NUESTRA TIERRA.

10731054_355225331326979_2312227884098443313_n[1]

¡FELIZ VENDIMIA 2015!

Leyendo la editorial de una revista especializada en gastronomía (vinosygastronomia), me encontré con esto:
“El ciclo de la vida y el ciclo de la vid. Ese momento en el que, tras un año de cuidados, se recoge el fruto, la uva, jugosa, plena, perfectamente madura. La sensación de estar dando vida y al tiempo cerrando un círculo. La vendimia, la cosecha, una comunidad unida por un objetivo común, costoso, que se conseguirá tras un esfuerzo titánico. Es algo mágico, atávico y único. Es duro, tremendamente duro, pero es una lección de vida, que engancha a todo aquel que lo haya experimentado en alguna ocasión”

Hubiese sido incapaz de expresarlo mejor, porque una cosa es vivirlo y otra transmitirlo; concuerda totalmente con lo que la época de vendimia despierta en nosotros…

Y hoy, por fin, podemos dar por terminada nuestra Vendimia 2014, llena de diversión, trabajo, camaradería, horas y más horas, convivencia, esfuerzo (tanto físico como mental), amistad, miedo y también muchas risas…que al final, el día que entramos ese último racimo en la bodega, nos deja una sensación de plenitud y felicidad inigualable.

Queremos agradecer a tod@s los que han participado, de una forma u otra, en ella..desde darnos ánimos y hacernos reír cuando la situación se complica, hasta los que se han molido los riñones para ayudarnos a entrar esos 30000 kilos de fantásticos racimos (porque menuda calidad la de este año!!).

Por todo ello, igual que otros celebran el fin de año el 31 de diciembre, los viticultores celebramos esta fiesta de fin de ciclo estos días, porque nuestro año natural va de vendimia en vendimia.
Así, a partir de ahora, mientras los nuevos vinos 2014 ya descansan, se afinan, se ensamblan, se crían en la bodega… empieza un nuevo año lleno de ilusión que culminará con la vendimia 2015.

Os invitamos a recorrer este nuevo año con nosotros! Felicidad, salud y vinos para tod@!s!